O Premio Otero Pedrayo, novo desprezo ao talento

La Academia avaló el premio a Fraga por su apoyo a la Lei de Normalización (Xosé Manuel Pereiro – ELPAÍS): «El jurado del Premio Otero Pedrayo, instituido por las cuatro diputaciones y que en su última edición se otorgó a Manuel Fraga, no tuvo en la fecha de su constitución la documentación correspondiente a las propuestas, tal y como establecen las bases de la convocatoria. El Otero Pedrayo, instituido en 1977 y dotado con 30.000 euros, fue otorgado al ex presidente gallego en la misma reunión, a propuesta de los representantes de la Diputación de Pontevedra, que preside el popular Rafael Louzán.[…]

Las propuestas, documentadas, deben ser remitidas en tres meses a partir de su publicación en los boletines oficiales provinciales (plazo que finalizaba el 7 de julio de 2010), y “finalizado el plazo, la Secretaría de la Diputación de Pontevedra expedirá una certificación de las propuestas que, junto con ellas y con la documentación correspondiente, pasarán al jurado del premio”, reza la convocatoria.

Según el representante de la Diputación de Lugo en el jurado, Antonio Veiga, una semana antes reclamó las propuestas sin obtener contestación. […]»

Todo parece indicar que se incrumpriron as bases do premio e o seu regulamento interno, e que houbo moito interese en conceder os 30.000 euros a calquera que non fose realmente meritorio dun grande premio da cultura. É lamentábel, sobre todo no contexto da recente desaparición da contía en metálico dos verdadeiros Premios da Cultura, que isto aconteza, e máis aínda que a desidia de actores supostamente comprometidos coa cultura teña permitido un novo desprezo aos verdadeiros talentos do país.

Share

Comments are closed.